Enseña a tus hijos: Las palabras duelen e importan

0

“Aquí no eres feliz y jamás lo serás. En el cielo sí serás feliz. Simplemente hazlo”.

Con ese mensaje, Michelle Carter sellaba el destino de su ahora difunto novio y el suyo propio. Michelle tenía 17 años en el momento de los hechos y su novio -Conrad Roy- 18. Conrad tenía depresión y estaba pensando en suicidarse. Finalmente, lo hizo en julio de 2014.

La pareja se conoció en 2012 y comenzaron una relación romántica, principalmente a través de Whatsapp y conversaciones telefónicas. Al investigarse el suicidio, los investigadores dieron con el celular de Conrad, en donde aún estaban sus últimos mensajes intercambiados con Michelle. Algunos, francamente escalofriantes:

Vas a ir al cielo. No más dolor. Está bien tener miedo y es normal, digo, estás a punto de morir.

Pero antes del desenlace fatal, Roy tomó su camioneta y fue a un estacionamiento. Dejo el motor encendido y el monóxido de carbono comenzó a acumularse. Se sintió mareado, bajó de la camioneta y se lo hizo saber a su novia. Lamentablemente, hizo exacto lo que su novia le dijo:

Hazlo y punto.

La fiscalía aseguró: “Carter ayudó a Conrad a suicidarse aconsejándole que superara sus dudas y presionándole para que se suicidara en un periodo de tiempo corto”. Y pidió llevar a juicio a Michelle.

Cobarde como pocas, Michelle le pidió a Conrad que borraran sus conversaciones antes de suicidarse. Y aparentemente, ella le mandó un mensaje a un amigo tras la muerte de Roy en el que decía: “si la policía lee mis mensajes con él estoy perdida. Su familia me odiará y puedo ir a la cárcel“.

El juicio

Actualmente, Michelle tiene 20 años y hace poco más de 10 días, el veredicto del juicio fue claro: culpable de homicidio involuntario. Ahora, se enfrenta a la posibilidad de ser sentenciada a pasar en la cárcel hasta 20 años.

La fiscalía aseguró que las acciones de Carter presionaron al joven y buscaban protagonismo.

Las palabras duelen e importan

Lo sucedido es increíble y escapa a mi razonamiento. Que tragedia que una persona egoísta se haya topado con una persona con un desequilibrio emocional importante. Y creo que es algo que nosotras, como mamás, tenemos que explicar y hacer que nuestros peques capten la dimensión y el poder que puede tener una sencilla frase como Hazlo y punto.

Hoy, voy a compartir este post con mi hija mayor, para que nunca esté de ninguno de los 2 lados, y para que sepa que sus palabras duelen y pueden calar hondo en una persona que no está en sus cinco sentidos. Y que no es solo hacer sentir mal “momentáneamente” a su amiga/o: sus palabras pueden derivar en una tragedia. Y ya no estamos en una época en donde se podría decir “ah, quién se va a enterar?”. Ahora se sabe todo, se ha perdido la privacidad y por una tonta actitud, te puedes enfrentar a 20 años en una cárcel.

¿Enloquecemos? No, sigamos criando con respeto, amor y límites y vamos a darle recursos a nuestros peques para que nunca estén ni de un lado ni del otro y tengan la suficiente confianza para contarnos sus problemas y sentimientos.

Foto: AP

Soy Viviana, mami de Sofia Milagros y de Maia Guadalupe. Dueñas las 3 de F, nuestro amor y rey de la casa. Social Media Mom & WAHM. Administro www.mamasybebes.com, Tu Web de Maternidad.

Leave A Reply

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.